Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Qué hacer si se ha dado la campanada con el yen?

4 enero, 2017

Carlos Doblado

Carlos Doblado

Trader, arranca su vida profesional en GVC Gaesco en 1995. Hoy es uno de los analistas técnicos más influyentes del panorama español. Fundador de Bolságora en 2002, la primera herramienta de asesoramiento técnico por Internet creada en España. Lidera la sección financiera del periódico El Confidencial desde septiembre de 2014 y fue colaborador del periódico El Economista durante ocho años donde fundó la herramienta EcoTrader. Participa con frecuencia en medios españoles como Capital Radio y Radio Intereconomía.

Pues nada. Disfrutar y poco más. Escribí aquí a principios de noviembre que la divisa japonesa podía ser el gran tapado y al final salió cara. Pudo haber salido cruz, que para eso están los stops. Ahora se trata de dejar correr el beneficio si se tienen posiciones. El trading en tendencia consiste en eso: en conseguir un 10/15% de grandes operaciones, que son las que aportan la mayoría de la rentabilidad a la cartera. No es distinto a lo que sucede en un fondo de `private equity´ si lo piensa bien. Mientras, la gente obsesionada con la fiabilidad.

Lo cierto es que, debido a la volatilidad que desató la elección Trump, no ha sido tan fácil como parece si uno se quedó hasta las tantas de la mañana considerando qué hacer con los `trades´, y lo sé por experiencia propia. Pero en un gráfico diario, si uno ha cogido distancia y aceptado los stops que pedía el animal, al final ha sido un chorreo en el caso del dólar/yen, que era la idea madre que propuse. Han confluido la debilidad de la divisa nipona y la fortaleza de la norteamericana. Y nada sugiere que las cosas estén cambiando.

GRAFICO1

Como puede verse en el gráfico, el rally ha sido descomunal; recordando en casi todo al movimiento de vuelta que -en un proceso de orden superior- se produjo en 2013. Entonces fue un brutal cabeza y hombros invertido (hchi), hoy ha sido un gran doble suelo -s1s2-. La orgía que se ha desatado antes y después de ello ha permitido una recuperación vertical de los meses de ajuste bajista previo, en los que se devolvió el 50% el proceso alcista anterior. La recuperación no ha tenido prácticamente descanso relevante, quizá con la excepción de lo que parece ser una banderita de continuidad que, justamente, rompemos al alza mientras escribo estas líneas. Puede ser parte de algo más complejo, desde luego estaría plenamente justificado. En todo caso, nada de lo que pueda suceder a muy corto plazo parece comprometer el rally una vez superada la corrección de dos terceras partes de la caída previa y con un Dollar Index que sigue netamente alcista en todos sus frentes y además con amplio potencial técnico por delante.

GRAFICO3

La otra idea que planteaba gráficamente en ese artículo, además de la continuidad bajista del euro/dólar, era la posibilidad de confirmación de un eventual patrón de vuelta para el dólar/yen en caso de ruptura del 106,4. La situación del euro/dólar complicaba su efectividad y ha drenado mucha rentabilidad por ahora a la idea, pero no tendría por qué ser así a lo largo de los próximos meses si nuestra moneda se estabiliza en la zona 0,95/1 y el yen sigue depreciándose como parecen permitir unos charts de largo plazo en los que hay margen. De momento, hemos saltado más allá del techo del canal bajista de los últimos meses en un rebote que quiere conectar de nuevo con el proceso de recuperación que nace en 2012 tras devolver dos tercios del alza previa. Con todo, hay que dejar claro que la zona 123 es de fuerte resistencia y que deben superarse las 126 figuras para que se despeje el proceso de medio plazo.

GRAFICO2

 

¡Si te ha gustado este artículo deja tu comentario y comparte entre tus seguidores!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.