Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Primeras dudas del dólar, pero toda la presión en la libra

18 enero, 2017

Gerardo Ortega

Gerardo Ortega

Licenciado en CC. Económicas y Empresariales, economista colegiado en el Ilustre Colegio de Economistas de Madrid.
Autor del blog en www.expansión.com, “Escenario técnico de Mercados”.
Cofundador de la revista de mercados financieros, TraderSecrets en tradersecrets.es
Colaborador habitual a lo largo de su carrera profesional en medios de comunicación en calidad de analista y asesor de inversiones.
Gerardo es un convencido del análisis técnico independiente y de que los precios responden básicamente a las expectativas generadas por el mercado sobre los aspectos fundamentales y macro.

¡Altos de 14 años para el Dollar Index! Así titulábamos nuestro último post (ver aquí) en esta casa el pasado 15 de diciembre para poner, literalmente, la pica en Flandes. Desde entonces, el dólar, en general, se ha depreciado frente al resto de divisas con especial incidencia en el yen japonés y el euro. Frente a la libra esterlina, es otro cantar pues ésta tiene su particular Waterloo con su primera ministra, Theresa May, y las consecuencias del cada vez más probable, hard Brexit.

Hasta el momento, no ha habido evento político o de Bancos Centrales que haya podido alterar la firmeza de fondo que el dólar estadounidense ha venido mostrando los últimos tiempos. Y han sido muchos. Pero no podemos obviar el hecho de que el Dollar Index, nuestro particular faro, haya completado la pauta de Elliott observada y de la cual les venimos hablando desde julio del año pasado (ver aquí).  ¿Qué significa esto?  Pues que más allá de la evidente tendencia alcista en la cual el dólar se encuentra sumergido, con los nuevos altos registrados, hemos alcanzado la primera gran zona de giro potencial.

El recuento de onda de Elliott de medio plazo que venimos manejando nos ha permitido anticipar durante estos meses una onda alcista adicional, la quinta y última de la serie, para formar la pauta básica. La confluencia de proyecciones y retrocesos nos señalaba la zona 102,80-103,87 como zona obligada de parciales y así, más o menos, ha sido, pues el alto registrado hasta el momento se ha localizado en 103,82.  Esto no significa ni que el actual tramo alcista en forma de 5ª onda haya finalizado y ni mucho menos que lo haya hecho la tendencia de fondo (imposible saberlo), sino que las condiciones mínimas exigidas por teoría de onda, se han cumplido.

DOLLAR INDEX. Gráfico mensual

Y aquí es donde hay que realizar el recorrido de vuelta, desde Elliott hacia el chartismo, que es al fin y al cabo el análisis más objetivo que encontramos. En ese sentido el mínimo de diciembre en 99,40 manda, al igual que la directriz alcista, que no olvidemos, está confirmada por tres tangencias. Si este mes de enero, nos dejara (aún no lo sabemos) una vuelta mensual (cerrando la vela por debajo de 99,40) sería excusa más que suficiente para completar los parciales y bajarse de este barco y volver, llegado el caso, a empezar. Si no hubiera vuelta mensual daríamos un voto de confianza al lateral roto al alza en noviembre y a su más que importante proyección alcista. Que el mercado nos guíe.

Del euro frente al dólar (EURUSD) ya les dijimos que iba a intentar salir del rango de los últimos dos años (1,0460-1,17 dólares), y lo hecho (el intentarlo), llegando a cotizar en los 1,0339 dólares. La condición que poníamos era que el par no volviera por encima de los 1,0680 dólares, y lo ha hecho, fallando la vela de ruptura. Es verdad que no consigue empujar con fuerza por encima de dicho nivel (ha alcanzado 1,0720 dólares), pero no es menos cierto que hay que poner un límite. Como no podía ser de otra forma, las dudas que vemos en dollar index son las mismas que las que tenemos en este par. Tratamos de entender el movimiento.

EURUSD. Gráfico mensual

 

Mañana tendremos el primer Consejo de Gobierno del BCE de 2017 (ver aquí) y hablará Mario Draghi con lo que ello supone en términos de volatilidad. Entendemos que con ello el par se alejará de la zona 1,0680.

Pese a la gran recuperación que ayer vivió la libra (4 figuras), al manifestarse, por fin, Theresa May y confirmar que el Reino Unido abandonará el mercado único, el riesgo de una mayor e importante depreciación sigue vigente. No podemos obviar la extraordinaria vela alcista que el par desplegó ayer desde los mínimos alcanzados en octubre del año pasado (1,1950-1,20). De hecho, si se mantuviera al cierre de vela semanal, sería razonable esperar un vuelta a niveles no menos importantes de 1,2775-1.28 dólares, que no es poco. Pero tampoco podemos olvidar, que la libra se encuentra, prácticamente en caída libre, destacando el hecho de que la misma haya perdido en todos los grados de tendencia la zona de los 1,28 dólares.

Desde un punto de vista técnico esto es importante. Recordemos que no es la primera vez que este par rompe destacados mínimos de reacción para finalmente, lejos de provocar una aceleración de la tendencia en curso, generar un suelo mayor. Esto lo pueden comprobar gráficamente. En el primer trimestre de 2009 (letra B) el par batió el suelo de 2001 en 1.37 dólares (línea negra) y a finales del 2000 – mediados de 2001 (letra C) haciendo lo propio con el suelo post Soros de 1993 en 1,42 (línea azul).

GBPUSD. Gráfico mensual

En esas ocasiones, las perforaciones lejos de provocar una aceleración en la tendencia y mayor depreciación de la libra fueron el preludio de la formación de importantes suelos. Sin embargo, esta posibilidad se ha desvanecido, a priori, con la gran vela desplegada durante el mes de octubre de 2016. Como pueden ver, el GBPUSD repitió el patrón, perforando tras el Brexit (letra A) su último gran mínimo de reacción (soporte), el desplegado durante el suelo de enero-marzo de 2009 en 1.35 dólares (línea roja) y aguantando cotizaciones. Como se puede observar en el gráfico adjunto la vela mensual de octubre ha eliminado esta posibilidad para abrir con ello la caja de Pandora y despejar el camino por la parte de abajo. Esa vela, la de octubre, es  la que manda y tiene origen en 1,2950 dólares. Mientras no se supere esa zona el riesgo está en una vuelta  al origen de todo el movimiento alcista de la libra, que por prudencia, preferimos ni decir.

¿Entienden porque es tan importante que la libra consolide con un cierre semanal la vela desplegada en el día de ayer?

 

¡Si te ha gustado el artículo comparte entre tus contactos y déjanos tu comentario!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.