Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Movimientos de divisas en 2016

11 enero, 2017

Daniel Pingarrón

Daniel Pingarrón

Con más de 8 años de experiencia en el mercado de capitales es experto en estrategia de mercados, CFDs, Forex, equities y análisis técnico. Colabora habitualmente con publicaciones financieras y generalistas.

El año que acabamos de dejar atrás nos ha traído importantes movimientos en el ámbito de las divisas.

Sin duda, la moneda que más protagonismo ha tenido, por razones obvias, ha sido la Libra Esterlina, que se ha dejado cerca de un 16% en su cambio frente al Dólar, y un 14% en su cambio frente al Euro. Dichas caídas llegaron a ser mucho mayores (el desplome de la Libra frente al billete verde se acercó al 20%), con el flash crash del 3 de octubre incluido.

También han tenido un gran protagonismo las divisas propias de países exportadores de petróleo y otras materias primas. Estas divisas (Corona Noruega, Dólar Canadiense, Dólar Australiano), también llegaron a registrar grandes caídas, pero se fueron recuperando en paralelo a la subida del precio del petróleo.

De esa forma, cruces como el USD/CAD perdieron finalmente cerca del 5% durante el pasado año; similar a lo que se dejó el cruce del Dólar con la Corona Noruega. Y es que estas dos divisas, fuertemente vinculadas con el petróleo, estuvieron finalmente entre las más alcistas en 2016.

El Dólar Australiano ganó más de un 4% frente al Euro, y el Dólar Neozelandés, algo menos frente al Dólar Americano.

El Euro y el Dólar mantuvieron un pulso absolutamente igualado hasta el triunfo de Trump en noviembre, revalorizándose el Dólar desde entonces cerca de un 4% frente al Euro.

El Yuan Chino también ha tenido grandes dosis de protagonismo. A la súbita depreciación que experimentó a comienzos del pasado año (y que provocó una gran preocupación entre los inversores), le siguió una sostenida y progresiva caída durante la segunda mitad del año, mucho más discreta, hasta cumular una pérdida anual superior al 6% frente al Dólar.

Siguiendo con las divisas principales: el Franco Suizo apenas se movió un 1% frente al Euro (apreciándose), y perdió algo menos del 2% frente al billete verde.

El Yen Japonés sí que ha protagonizado finalmente una clara apreciación frente al Euro (+6%), y la mitad frente al Dólar (+3%).

Así pues, entre las divisas principales, el Yen y el Dólar Canadiense han sido la divisa más fuertes de 2016, seguidas por el Dólar Australiano y el Dólar Americano.

Pero fueron dos divisas no incluidas en la categoría de divisas principales las que desplegaron los mayores movimientos alcistas: el Rublo Ruso y el Real Brasileño.

Ambas divisas basaron sus apreciaciones en lógicas parecidas: el enorme desplome que sufrieron durante 2015, hasta la mayor de las infravaloraciones, les situó en niveles de los que era fácil recuperarse, habiendo descontado un escenario excesivamente negativo.

El Real ha recuperado finalmente más de un 17% en su cambio frente al Dólar, cuantía muy similar a la que ha recuperado el Rublo frente al billete verde.

Dando un repaso a las divisas perdedoras (al margen por supuesto de la Libra), hay que mencionar al Peso Mexicano, cuyo derrumbe se debe en gran medida a la victoria de Trump, pero no sólo: antes de que se conociera que el magnate sería el próximo presidente de EE. UU., la divisa mexicana caía a doble dígito frente a las divisas principales.

También ha tenido un muy mal año la Lira Turca, perdiendo un 20% frente al Dólar, y un 17% frente al Euro.

Aunque sin duda, el movimiento más extremo de 2016 lo encontramos el Bit Coin. La divisa virtual subió el pasado ejercicio un 127% frente al Euro, y un 122% frente al Dólar americano.

Esta es la situación de partida para 2017: el Peso Mexicano y la Lira Turca han vivido una situación relativamente parecida a la del Rublo o el Real en 2015 (divisas que podrían continuar su apreciación durante este año), siendo dos divisas candidatas a dar una sorpresa positiva en 2017, Trump mediante.

La Libra Esterlina presenta una situación relativamente parecida, pese a que ya en los dos últimos meses, ha recuperado bastante terreno, y las incertidumbres sobre el Brexit (blando o duro), siguen siendo enormes.

Prácticamente la totalidad de los analistas apuntan hacia la fortaleza del Dólar para este año, existiendo la posibilidad de que eventualmente haya sorpresas bajistas, al haber descontado ya en gran medida todos los factores potencialmente apreciativos. Cualquier corrección del Dólar podría ser aprovechada para tomar posiciones largas.

También hay bastante convergencia de opiniones sobre la posibilidad de que el Yuan Chino continúe depreciándose; si bien, las autoridades del gigante asiático no parecen sentirse ya tan cómodas ante esta circunstancia.

Lo que es seguro es que la evolución de las distintas divisas durante 2016, condicionarán en gran medida el escenario de 2017.

Evolución del Dólar frente a divisas 2016. Nótese que frente al Euro y la Libra se reproduce la evolución inversa, al ir en segundo lugar en el par.
Evolución del Dólar frente a divisas 2016. Nótese que frente al Euro y la Libra se reproduce la evolución inversa, al ir en segundo lugar en el par.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo entre tus seguidores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.