Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La Volatilidad Americana en comparación con la Europea alcanza máximos de 2 años

18 Mayo, 2017

Diego Katzman

Diego Katzman

Experto economista y Market Analyst de Ethika Global. Combina el Análisis Técnico con una profunda comprensión geopolítica y macroeconómica. Especializado en el aprovechamiento de las ineficiencias en el precio utilizando una variedad de herramientas avanzadas como el reconocimiento de Patrones Clásicos y Armónicos, Perfiles de Volumen, Fibonacci, Ichimoku, y Elliot Wave.

La inesperada caída de los mercados ha hecho aumentar la percepción del riesgo en las inversiones de la bolsa estadounidense. El diferencial en la medida de riesgo alcanza su punto más alto desde agosto de 2015.

Lo cierto es que pasadas las elecciones en Francia, que ponían en riesgo el plan y la política económica europea implementada durante los últimos años; la victoria de Emmanuel Macron ayuda a reforzar la confianza de los europeos en el proyecto de la UE y se percibe una mayor estabilidad.

Por lo tanto, como consecuencia de la recesión del riesgo en Europa, las políticas estadounidenses vuelven a tomar protagonismo, con Donald Trump a la cabeza de la crisis más profunda desde que asumió el cargo el pasado mes de Enero.

Este pasado miércoles 17 de mayo, el Índice de Volatilidad del CBOE (Chicago Board Options Exchange) tuvo un incremento sustancial desde los 11.59 pts en la apertura, hasta su cierre de 15.59 pts; mientras que su contrapartida europea solo experimentó incrementos en la volatilidad inferiores al 5%.

De la misma manera, podemos apreciar el cambio de atención en los mercados, cuando observamos que la volatilidad esperada del SP&500 alcanza máximos desde agosto del 2015, relativa a aquella del Euro Stoxx 50. Además, cabe destacar que la percepción del riesgo en los mercados ha vuelto a los mismos niveles previos a las pasadas elecciones estadounidenses, con los mercados de bonos replicando las mismas señales.

En Ethika Global esto era un hecho más que esperado, estábamos pendientes de este siguiente capítulo en el “Show Geopolítico”, ahora más sorprendente que nunca gracias a la gran afición de los medios de comunicación por utilizar a Donald Trump como un muñeco de sparring en boxeo.

La caída de los mercados era la crónica de una muerte anunciada, una vez desbravado el impulso que proporcionaba la FED en forma de Quantitative Easing, y con el BCE apostando por las medidas extraordinarias de estímulo:
Tras años creando una burbuja financiera en prácticamente todos los activos, ambos bancos caminan entre la fina línea que divide una posible explosión inflacionaria sin crecimiento económico, y un pinchazo de las burbujas y otra depresión/deflación como la de 2008. El único Banco Central que continúa estimulando y que ha tomado iniciativas para controlar la caída de los mercados es Haruhiko Kuroda, cabeza del Banco Central Nipón.

Ahora que los Bancos Centrales disponen de menos herramientas a su disposición, es de esperar que se utilicen escándalos prefabricados para mover el precio de los activos, tras más de un año de Jawboning sistemático por parte de medios de comunicación, gobiernos y Bancos Centrales. Como las intervenciones verbales, esta ya es otra práctica comúnmente ‘aceptada’ en los mercados.

El resultado de esta nueva explosión de risk off en los ámbitos de las divisas, atribuida al último escándalo de Trump, ha sido el que esperábamos: El yen, el euro y el oro se aprecian contra todas las otras monedas fiat. El Dólar Americano ha disfrutado de un rally desde el final de las elecciones en USA, bajo el falso precepto del “Reflation Trade”. Ahora que la economía de Estados Unidos comienza a dar signos de agotamiento, y que está claro que no ha habido un aumento real de los niveles salariales aún casi con el “pleno empleo” que se supone que disfrutan allí, los agujeros en la historia épica que ha llevado al dólar a alcanzar los máximos empiezan a ser más obvios. Problemas, como una abultadísima deuda pública, la gradual pero constante pérdida de su condición de Divisa Hegemónica para el comercio global, y el intercambio en la percepción de riesgos políticos entre USA y la UE con el resultado de las elecciones Francesas, probablemente llevarán al Dólar a un precio más justo en el escenario global. Consideramos que ese precio está aún mucho más abajo.

¡Si te ha gustado este artículo, compártelo entre tus seguidores!

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.