Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

LA PARIDAD SE HACE ESPERAR

25 enero, 2017

Daniel Pingarrón

Daniel Pingarrón

Con más de 8 años de experiencia en el mercado de capitales es experto en estrategia de mercados, CFDs, Forex, equities y análisis técnico. Colabora habitualmente con publicaciones financieras y generalistas.

En la tarde del pasado martes 3 de enero, el EUR/USD alcanzaba su cota mínima desde finales del año 2002, tocando niveles de 1,0340.

Tras perforar los anteriores mínimos, registrados en marzo de 2015 en la zona de 1,0465, la paridad se presumía muy cercana. Tres semanas después, el EUR/USD cotiza cuatro figuras más arriba, en 1,0750.

Este movimiento, que pocos esperaban, se explica, en su mayor parte, por el lado del Dólar. Es cierto que los datos de IPC de los países de la Zona Euro del mes de diciembre, dados a conocer en las últimas semanas, han confirmado la sensación de que la inflación está volviendo a Europa de manera decidida, teniendo un efecto moderadamente apreciativo en el Euro.

Pero el verdadero protagonismo ha estado en la debilidad del billete verde.

De hecho, no sólo ha sido el EUR/USD el que ha cambiado su rumbo en el corto plazo.

El Yen ha recuperado cerca de un 4,5% frente al Dólar desde el 3 de enero, pasando el USD/JPY de niveles cercanos a 118,50 a los 113 actuales. El Dólar Australiano ha subido desde el 3 de enero más de un 5% frente al Dólar; el Franco Suizo, más de un 3%; y el Dólar Canadiense, más de un 1,5%. En otras latitudes, tenemos que el Yuan ha recuperado cerca de un 2,5% frente al billete verde desde entonces. Y el caso más sangrante: el Peso Mexicano ha dejado de desplomarse, y cotiza en los mismos niveles que registraba el 4 de enero frente al Dólar.

Tan sólo la Libra pierde posiciones frente a la divisa americana, por razones obvias.

¿Qué es lo que ha sucedido en las últimas semanas para que la divisa más fuerte del mercado, y con las previsiones más alcistas, haya cambiado tanto su comportamiento?

En primer lugar, todo este movimiento se ha visto favorecido por una salida de posiciones en un activo que estaba muy sobrecomprado.

Pero en segundo lugar, en las últimas semanas, han empezado a aparecer ciertas dudas en los mercados. Los inversores han empezado a cuestionar las razones del rally que ha vivido la divisa americana desde el triunfo de Trump.

A principios de año, el Dólar descontaba un escenario económico marcado por un claro fortalecimiento del crecimiento (fruto de las bajadas de impuestos y aumento del gasto público anunciados por el nuevo presidente americano), y por un claro repunte de la inflación, que iba a obligar a la FED a endurecer su política monetaria a un ritmo más acelerado que el que se preveía apenas tres meses antes.

El propio FMI revisaba al alza sus estimaciones de crecimiento para EE. UU., elevando el crecimiento previsto en 2017 una décima, y hasta en cuatro décimas para 2018.

Pero los mercados no descontaban en absoluto otras cuestiones importantes, como las consecuencias económicas claramente negativas derivadas de la política proteccionista anunciada también por Donald Trump, o el aumento del riesgo país derivado del posible aumento del déficit público (resultante de la combinación de menores impuestos y mayor gasto), o de las fricciones políticas que están empezando a aparecer con China.

Tampoco tuvieron en cuenta las consecuencias negativas que un Dólar demasiado fuerte podría tener para la economía americana.

En los últimos días, el propio Trump alertaba contra el peligro que supondría para las exportaciones americanas un Dólar demasiado apreciado.

Y de pronto, el juicio del mercado se ha equilibrado, llevando al EUR/USD a cotizar un 7,5% por encima de la paridad.

Es probable que veamos la paridad en el EUR/USD este año. Pero debe servirnos de lección lo ocurrido en las tres últimas semanas: el camino hacia la misma puede ser mucho más enrevesado, más lento y menos directo de lo que muchos esperan.

(EUR/USD, gráfico de 1 hora desde el triunfo de Trump)
(EUR/USD, gráfico de 1 hora desde el triunfo de Trump)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.