Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El interés sigue estando en la libra

20 abril, 2017

Gerardo Ortega

Gerardo Ortega

Licenciado en CC. Económicas y Empresariales, economista colegiado en el Ilustre Colegio de Economistas de Madrid.
Autor del blog en www.expansión.com, “Escenario técnico de Mercados”.
Cofundador de la revista de mercados financieros, TraderSecrets en tradersecrets.es
Colaborador habitual a lo largo de su carrera profesional en medios de comunicación en calidad de analista y asesor de inversiones.
Gerardo es un convencido del análisis técnico independiente y de que los precios responden básicamente a las expectativas generadas por el mercado sobre los aspectos fundamentales y macro.

Si nos dejamos guiar por las encuestas, lo razonable es que la primera vuelta de las elecciones francesas que se celebrarán este domingo 23 de abril, las gane Le Pen. Eso no sería, a priori, una amenaza ni para la Zona Euro ni para la divisa común, en tanto y en cuanto quien le acompañara en la segunda y definitiva vuelta en Mayo fuera, bien Fillon, bien Macron, o lo que es lo mismo, no fuera Melenchon.  El problema no está tanto en quien gane las elecciones sino en tener una mayoría suficiente como para sacar a Francia (2ª economía de la zona euro) de la Unión Monetaria. Sin ser un experto en política francesa, mi impresión es que esto es muy improbable. La cotización de las bolsas en general y del euro, respecto al dólar estadounidense en particular, así lo refleja.

Si recuerdan, en nuestra última actualización (ver aquí) les decíamos que el EURUSD nos transmitía las mismas dudas en su zona de resistencia (1,0830 dólares) que el  Dollar Index en su zona de soporte. Y eso pese al intento de salida alza por encima de dicha zona, tras confirmar su directriz y con gap…  Y nada. Con la misma “aparente facilidad” con la que el par se había movido alza, se ha movido posteriormente a la baja. Eso sí, siempre en rango. Y así seguimos.  El par está sin tendencia, y para trading. Nada más. Para ver algo sostenido en el tiempo, el par debiera llevarse por delante su último alto de reacción, el nivel 1,0910 o lo que es lo mismo toda la dilatación que hizo por encima de 1,0830 dólares.

Si esto ocurriere, es porque probablemente el  Dollar Index habría hecho lo propio con la zona 98,86-98,20 (confluencia mínimos de marzo y  tangencia con la directriz alcista de medio plazo. En ese caso, sí, podríamos ver movimiento. Pero claro, la zona ha de ser rota. Y es justo aquí donde esperamos los resultados de la primera vuelta de las elecciones francesas.

Dicha zona, recoge también los apoyos en la directriz alcista que se observa con tanta nitidez en el gráfico semanal.

 

Con todo, lo que más nos llama la atención en el mercado de divisas, es el movimiento que está aconteciendo en la libra esterlina y en concreto en su cruce con el dólar estadounidense. El anuncio sorpresivo de elecciones anticipadas por parte de Theresa May para el próximo 8 de Junio ha provocado un importante movimiento de apreciación de la libra. Cerca de 4 figuras en una misma sesión del GBPUSD hasta 1,29 dólares.

Desde un punto de vista técnico, es verdad que podemos explicar el por qué del movimiento. La aceleración en el proceso de apreciación de la libra se ha producido al romperse la línea de oferta de la figura triangular que el par estaba desplegando. No hay un solo análisis chartista que no tuviera reflejado dicho patrón.

Desde cualquier otro punto de vista resulta sorprendente el alza. Al menos, para nosotros. Plantearse que el adelanto de elecciones podría dar una marcha atrás al Brexit o una relajación el cuanto a los términos de las negociaciones, parece cuando menos ciencia ficción a tenor de las encuestas en intención de voto que se conocen a día de hoy del Reino Unido, donde May, supera en más de 20 puntos a los laboristas.

El riesgo de vuelta al origen de todo el movimiento alcista, en los mínimos del año 85  (1,05 dólares) sigue estando ahí. El por qué ya lo hemos explicado (ver aquí) por lo que no vamos a incidir más. Y así será mientras el par no supere primero, los 1,28 dólares al cierre de vela semanal (condición necesaria) y luego, los 1,2950 al cierre de vela mensual (condición suficiente). Actualmente cotizamos en 1,2810.

1,2950 es el origen de la vela del Brexit, vela que además invalida el patrón de  vuelta al alza que había seguido el par durante los últimos años. La oportunidad, sigue siendo de venta.

 

¡Si te ha gustado este artículo compártelo entre tus seguidores!

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.