Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El euro y la libra las monedas con tendencia bajista

1 Febrero, 2017

Melchor Armenta

Melchor Armenta

Realizó su formación en el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF), convirtiéndose en uno de los primeros traders españoles, y formando parte del Forex Club Español.

Ha dirigido los equipos de traders de Barclays Bank y Banco de Santander en Madrid y Nueva York, lo que supone una gran experiencia y conocimiento de los mercados financieros.

Creador del “Blog de divisas” que se publicó durante cinco años en Intereconomía y por el que fue premiado en la Bolsa de Madrid.

Autor del Curso de Trading Financiero que se imparte en la UNED, único curso de trading reconocido por una Universidad española, que se lleva impartiendo cuatro años.

La toma de posesión de Donald Trump como Presidente de EEUU el pasado día 20 de enero, volvió a empujar a los inversores a las compras en renta variable, llevando a los principales índices bursátiles de la bolsa de Wall Street a marcar nuevos máximos históricos, que en el caso del Dow Jones se fijó en 20.136 puntos, en el caso del S&P500 en 2.303 puntos y en caso del Nasdaq en 5.172 puntos.

Esto supone unos avances del 9.61% para el Dow Jones, un 7.25% para el S&P500 y del 7.75% en el caso de tecnológico Nasdaq.

Por lo tanto podemos decir que los inversores apostaron por las promesas del nuevo Presidente, de un mayor gasto público en infraestructuras, desregulación de la economía y bajada de impuestos para empresas y particulares, lanzándose a la compra de renta variable y venta de renta fija, con la esperanza de que las medidas aumenten los beneficios e ingresos empresariales, lo que debe de llevar al aumento del empleo, del consumo y por consiguiente de la inflación.

Ante estas previsiones, el dólar también se ha visto beneficiado, debido a la llegada de capitales extranjeros y al aumento de las posibilidades de que la Reserva Federal lleve a cabo las tres esperadas subidas de tipos de interés durante el presente año.

Sin embargo, la rapidez y el estilo impetuoso con el que Mr. Donald Trump, está firmando los decretos presidenciales y sus declaraciones junto a su recién nombrado Secretario del Tesoro, indicando que el dólar ha subido demasiado y que nuevas subidas perjudican la recuperación de su economía, han frenado las ganancias del billete verde.

Por otra parte, la última decisión de prohibir durante 120 días la entrada de inmigrantes de 7 países, sospechosamente relacionados con el terrorismo islámico, ha desatado una serie de protestas en las calles a las que se suman personalidades políticas estadounidenses, y de otros países, que están provocando un aumento de la volatilidad en los mercados. Y por consiguiente, un dominio de las posiciones de aversión al riesgo, que se caracterizan por las ventas en renta variable,  compra de oro, compras de yenes y francos suizos en el mercado de divisas.

A pesar de todo, los datos macroeconómicos que se van publicando en EEUU son buenos, con un aumento de las ventas de viviendas y de los ingresos y gastos personales, lo que nos hace pensar en que una vez pasada la tormenta de estos días, y nos acostumbremos al estilo de Trump, el mercado deberá de fijarse en los datos económicos y volver a la senda positiva que le llevó a marcar esos máximos históricos.

Donald Trump es más empresario que político, pero pronto aprenderá que hay cosas que no puede hacer y terminará por aflojar el ímpetu de sus primeros días de mandato.

Por todo y analizando el mercado de divisas, teniendo en cuenta que la Reserva Federal no va a tocar sus tipos de interés en la reunión de este mes de enero, debemos de pensar que la situación actual no es la misma que la que teníamos hace unos años, cuando la Fed estaba aplicando un programa no convencional de compra de activos, el decir el “Quantitative Easing” (QE) y mantenía los tipos de interés en el 0%.

Ahora el dólar tiene unos tipos de interés de 0.75%, con previsión de subidas que terminarán llevándose a cabo, si la economía se comporta favorablemente y continúa la creación de empleo.

Por tanto si analizamos en EURUSD y tocamos el famoso tema de la paridad, es fácil que la misma tarde en llegar, pero también será difícil ver subidas del euro-dólar, como la vimos en el pasado.

La pérdida en su día del nivel de 1.2000, con caída libre hasta 1.0450, que después tuvo un rebote hasta 1.1685 y que ha dejado máximo decredientes en 1.1625, 1.1275 y ahora 1.0880, hacen difícil la recuperación del euro, teniendo en cuenta que durante el presente año nos enfrentamos a elecciones en Holanda, Francia, Alemania y posiblemente también en Italia con aumento del populismo,  y unas negociaciones fuertes con el Reino Unido para llevar a cabo el “brexit”, a partir de la primavera.

Todos estos factores de riesgo no ayudarán a la cotización del euro, ni tampoco a la libra, ambas monedas deben de verse presionadas a la baja frente al resto de las divisas, como el dólar, el yen, el franco suizo y las “commodities currencies”

Sólo tenemos que observar gráficos diarios para ver claramente la tendencia dominante.

Por lo tanto,  esperamos bajadas del euro y la libra para el presente año.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.