Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Cuándo veremos la paridad en el EUR/USD?

30 Noviembre, 2016

Daniel Pingarrón

Daniel Pingarrón

Con más de 8 años de experiencia en el mercado de capitales es experto en estrategia de mercados, CFDs, Forex, equities y análisis técnico. Colabora habitualmente con publicaciones financieras y generalistas.

Hace exactamente un año, el consenso de analistas apuntaba a que a finales de 2016, el EUR/USD alcanzaría la paridad. Incluso había muchos analistas que adelantaban la materialización de esta posibilidad hacia mediados del año.

Ahora podemos afirmar que dicho núcleo de analistas estaba equivocado.

El factor principal que ha provocado que el EUR/USD no se haya acercado a la paridad en ningún momento del año se halla en la inacción de la FED. Y es que, el consenso del mercado trabajaba con la hipótesis de que la Autoridad Monetaria americana elevaría los tipos de interés entre tres y cuatro veces a lo largo de 2016.

De hecho, a principios de año, el vicepresidente de la FED, Stanley Fischer, conocido por ser un claro representante del ala más hawkish, realizó unas declaraciones muy sorprendentes en las que apuntó hasta seis subidas de las notas durante 2016.

Sin embargo, días después de esas manifestaciones, las autoridades chinas devaluaron por sorpresa el Yuan (como ya hicieran en agosto de 2015), lo que produjo un fuerte shock en los mercados, que interpretaron ese movimiento como la prueba de que el Gigante Asiático se enfrentaba a una dura desaceleración de su crecimiento económico. Y es que si China pasaba de crecer desde ritmos cercanos al 7%, a hacerlo por debajo del 4%, crecían sensiblemente las posibilidades de que la economía mundial fuera arrojada a una nueva recesión.

Pero existía un segundo elemento de gran importancia, alimentado en gran medida por la cuestión anterior: el desplome del petróleo, que pasó de cotizar en más de 48 $ en noviembre de 2015, a hacerlo en 28 $ en febrero, disipando por completo cualquier amenaza inflacionista.

En este punto (febrero), las previsiones de los analistas y de los inversores comenzaron a cambiar. Y las expectativas sobre el número de subidas de tipos de interés por parte de la FED, se corrigió a la baja. Por aquel entonces, la mayoría de analistas esperaban dos subidas de tipos de interés, de 25 puntos básicos cada una. Y en ese momento, el EUR/USD cotizaba un 13% por encima de la paridad.

De esta forma, el EUR/USD permaneció los meses posteriores cotizando entre 1,09 y 1,15. El inesperado triunfo de Donald Trump el 9 de noviembre cogió al par en niveles ligeramente superiores al 1,10. Y ha sido la sorprendente e inesperada reacción a la victoria del candidato republicano la que ha acercado al par a niveles de 1,05, con el mercado descontando una fuerte vuelta de la inflación a EE. UU. (fruto de las políticas económicas que ha prometido el nuevo presidente electo, como bajadas de impuestos, política comercial proteccionista, fuerte aumento del gasto público y oposición a la actual política de la FED).

Analizando esta travesía, podemos resaltar algunas cuestiones, que serán muy valiosas para el futuro.

La primera es que el principal factor que impacta sobre el EUR/USD reside en las expectativas sobre la política monetaria de ambos bancos centrales (BCE y FED), muy por encima de cualquier otra cuestión. Por supuesto, esas expectativas se fundamentan en gran medida en la situación económica de ambos bloques, pero existiendo un gran espacio interpretativo.

La segunda conclusión es que la política monetaria del BCE se presume poco variable en el medio plazo. Es decir: la Autoridad Monetaria europea va a seguir desarrollando un apolítica monetaria muy acomodaticia (QE, tipos nominales en mínimos, tasa de depósito en negativo) durante los próximos meses.

La tercera conclusión es que han sido las variaciones en las expectativas sobre las acciones de la FED las encargadas de movilizar el par en los últimos tiempos. Por el lado del Euro, la palanca de movimiento ha tenido mucho más que ver con las cuestiones de índole político (Brexit, referéndum italiano, elecciones Francia, Holanda y Alemania), que podrían cuestionar la integridad de la Euro Zona, muy por encima de las cuestiones relacionadas con la política monetaria.

Y de todo lo anterior, también se pueden extraer algunas conclusiones.

La paridad no es un nivel de equilibrio natural en el EUR/USD. Es decir: la paridad sólo sería alcanzable en un escenario de divergencia absoluta de las políticas monetarias de ambos bancos centrales. Por ejemplo, con los tipos en Europa en el 0%, y en EE. UU., en el 1,5-2%.

O bien, bajo cuestionamiento máximo y dramático de la integridad de la Zona Euro.

Probablemente, en ausencia de dichos riesgos geopolíticos, y con los dos bancos centrales operando de forma similar, el nivel objetivo del EUR/USD se situaría entre 1,20 y 1,25.

Así pues, para ver la paridad en el cruce, tendrían que darse dos condiciones: dudas en el mercado sobre la irreversibilidad del Euro, y que los tipos en EE. UU. escalaran por encima del 1%, sin que existiesen expectativas de que el BCE fuese a proceder a subir los tipos a continuación. Algo que no es demasiado fácil, teniendo en cuenta el sesgo monetariamente más duro que alberga el Bundesbank, y la mayor atención del BCE a la inflación medida con el IPC (con mayor peso de los más volátiles precios energéticos).

Este escenario podría darse en la segunda mitad del año que viene. Pero por debajo de la paridad, es difícil que veamos un gran recorrido.

pingarron 30.11
(gráfico del EUR/USD desde 2008, siendo la media de 200 semanas 1,22).

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Este campo es obligatorio

*Este campo es obligatorio

Suscríbete a nuestra newsletter y no te pierdas nada

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.